Jamás viene la fortuna a manos llenas, ni concede una gracia que no haga expirar con un revés.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *