Tenemos los vicios ajenos delante de los ojos y los propios a la espalda.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.