La antigüedad de las Marcas

Hace unos días leía un artículo que me llamó mucho la atención, hablaba sobre el momento en que empezó el Marketing de Marca o Branding, es decir, el momento en que por primera vez algún empresario dejó de llamar a un producto por su nombre genérico (ej: agua) para llamarlo con nombre y apellido (ej: Agua Fontvella) con la intención de que este apellido distinguiera su producto del de otros parecidos para potenciarlo, venderlo más y mejor (y, probablemente más caro), para que fuera un referente en su sector, para que implicara calidad …

Hasta hace poco se pensaba que esta práctica comenzó tras la Revolución Industrial en el Siglo XIX pero un estudio antropológico llevado a cabo por David Wengrow ha encontrado relaciones entre productos y marcas muy anteriores a nuestra civilización capitalista occidental.

Wengrow demuestra que el Marketing comenzó a utilizarse hace miles de años en las civilizaciones egipcia y mesopotámica. Las vasijas utilizadas para el transporte de mercancias estaban marcadas. Estas marcas no eran solo para la identificación del fabricante del recipiente o del lote de envío sino estrategias de branding.

Cuando comenzaron las economías de gran escala y las producciones masicas, la Marca se volvió algo necesario en productos téxtiles, cosméticos o bebidas alcohólicas. Las sociedades antiguas no solo impusieron unos estrictos controles de calidad a esos productos sino que necesitaron dotar de cierta autenticidad y valor añadido a los mismos de cara a los consumidores.

De alguna manera, los humanos necesitamos encontrar «valor» en lo que consumimos y la Marca del producto cumple ese propósito desde hace milenios. En la actualidad, estas estrategías ccomplementan absolutamente nuestro modelo capitalista donde parecemos forzados a consumir y a hacerlo en productos de las Marcas que a cada uno nos aportan mejor esos valores de calidad, seguridad y confianza.

Por cierto, el artículo se titula: Los cosméticos de Cleopatra y la Heineken de Hammurabi

Una respuesta a «La antigüedad de las Marcas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *