Yo siempre seré el futuro Nóbel. Debe ser una tradición escandinava.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.