Con un poco de agilidad mental y algunas lecturas de segunda mano, cualquier hombre encuentra las pruebas de aquello en lo que necesita creer.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.