¿Qué hacer para frenar el Cambio Climático? (2)

Entrada 3 de 13 de la colección Cambio Climatico. Consulta el índice al final de la entrada

El CompromisoPara frenar el Cambio Climático es necesario un Compromiso Mundial.

El tratado sobre el cambio climático fue adoptado en la Cumbre para la Tierra de Río de Janeiro de 1992. El resultado de este tratado fue la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la que se adoptó el objetivo de lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida las interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático.

La Convención reconoce que es un documento “marco”, es decir, un texto que debe enmendarse o desarrollarse con el tiempo para que los esfuerzos frente al calentamiento atmosférico y el cambio climático puedan orientarse mejor y ser más eficaces; pero tiene el grave problema de no ser de obligado cumplimiento.

Por este motivo, el año 1997 los gobiernos acordaron incorporar una adición al tratado, conocida con el nombre de Protocolo de Kyoto, que cuenta con medidas más enérgicas y jurídicamente vinculantes.

Los países firmantes de dicho Protocolo se comprometen a que sus emisiones antropogénicas agregadas  de los gases de efecto invernadero se reduzcan a un nivel inferior al de 1990 en no menos de un 5% en el periodo de compromiso 2008-2012.

El Protocolo dio un margen de adaptación de los países firmantes que finalizó en el año 2005, en el que éstos tuvieron que demostrar un avance concreto en el cumplimiento de los compromisos. Fue en este año cuando el Protocolo entró en vigor.

Un total de 84 países firmaron el protocolo de Kyoto, pero muchos se resistían a dar ese paso antes de tener una idea clara sobre las sanciones implicadas. La nueva ronda de negociaciones culminó con los acuerdos de Marrakech del año 2001.

Con la adhesión de Rusia al Protocolo el año 2004 se pudo ratificar el acuerdo, pues este requería la firma de por lo menos el 55% de los países (objetivo cumplido con creces), que a su vez debían sumar el 55% de las emisiones mundiales. El compromiso se ha logrado.

La presión de muchos gobiernos y la concienciación de los ciudadanos comienza a dar sus frutos. Pero eso no es suficiente. Las soluciones para evitar un cambio climático brusco implican no sólo a los gobiernos sino a todos los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>