Los 10 pecados capitales del Marketing

Si ayer hablábamos de las prácticas a desarrollar en toda iniciativa o empresa para intentar el éxito en Los 10 mandamientos del Marketing, dirijámonos hoy a sus contrarias: cosas que no hacer jamás: pecados capitales que normalmente aseguran efectos bastante negativos.

Algunas de ellas pueden parecer lógicas (en cuanto a utilizarlas) y sobre todo en tiempos de crisis o recesión económica para no ser alarmistas. Pero una reflexión en condiciones, una consulta a un experto (o varios), charlas con gurús … nos demostrará que no lo son, o que casi nunca lo son por sí mismas.

Vamos a por dicha lista, tomada “prestada” de Philip Kotler:

  1. Centrarse en el producto o servicio y no en las necesidades que cubre. ¿Tu producto sigue vigente? Si no lo sabes es que te estás centrando demasiado en él. ¿Lo van a utilizar tus potenciales clientes? ¿Ha pasado de moda? ¿Se está imponiendo algo nuevo?
  2. Introducir cambios cuando las cosas van bien. Un técnico diría: si funciona, no lo toques… Hay que preparar cambios siempre, desde luego, pero elegir el momento para introducirlos requiere de un estudio complejo y completo ¿te arriesgar a hacer un cambio si las cosas van bien a la vez que estamos sufriendo una crisis a nivel mundial? Muy arriesgado.
  3. Descuidar el posicionamiento de marca. Querer ampliar segmentos o mercados, puede, en ocasiones, llevar implícito el olvidarte del mercado o segmento al que ahora te estás dirigiendo, o cambiarle sus expectativas. Abrirse a nuevos segmentos significa hacer algo nuevo para intentar captarlos, pero sin olvidar que los segmentos que ya te funcionan no deben notar la diferencia.
  4. Bajar los precios durante la crisis. Y cuándo acabe la crisis ¿querrás volver a subir precios? Parece muy complicado que tus clientes acepten pagar de nuevo más por lo mismo.
  5. Reducir la inversión en publicidad durante la recesión. ¿Y dejar que tus clientes se olviden de ti mientras no publicitas? Aprovecha que quizás tus competidores sí hayan adoptado esta medida y saldrás reforzado.
  6. Competir entre fabricantes y distribuidores. Logra que trabajen juntos, por el bien de todas las partes. Aprovecha sinergias y no los enfrentes. No desgastes ni a tus proveedores ni a tus canales.
  7. No valorar la exclusividad. Marca es diferenciación, exclusividad. Sigue con tus canales habituales, no hagas que se pierda esta percepción llegando a más clientes por más canales que en ocasiones harán que tu marca pierda “valor”.
  8. No aprovechar la tecnología. Internet está ahí, para comunicarte, para vender, para posicionar ¿alguna duda?
  9. No ajustarse al deseo del consumidor. ¿Puedes lanzar productos nuevos todas las semanas? Perfecto … ¿todos serán útiles a tus clientes? Lanza solo aquellos productos que sepas que tus clientes apreciarán y consumirán. No sirve ir lanzando sin más, solo por buscar notoriedad o hacer ruido.
  10. Engañar a los clientes. ¿Hay pecado peor? Sí, hacerlo intencionadamente.

De nuevo, la reflexión minuciosa de cada uno de estos puntos es necesaria… ¿la comenzamos en los comentarios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies