Cambio Climático: Flora y Fauna en Europa

Entrada 10 de 13 de la colección Cambio Climatico. Consulta el índice al final de la entrada

Ola GiganteEl cambio climático ahondará las diferencias regionales existentes en Europa mientras que en el Norte aumentarán las precipitaciones y, con ellas, la escorrentía superficial y subterránea y la productividad agraria y forestal, en el Sur disminuirán estas variables. Las diferencias afectarán a los ecosistemas naturales y a la biodiversidad.

Por lo que respecta a los ecosistemas, los bosques retrocederán en el sur de Europa y se expandirán en el norte, reduciendo las áreas actuales de tundra. En España ya se ha notado que muchas especies comienzan a establecerse en cotas superiores, en busca de temperaturas más bajas.

Es el caso de la procesionaria del pino, que en 1985 se encontraba por debajo de los 1.400 metros y que en la actualidad se localiza a 1.800, o de la cochinilla de las encinas, cuya expansión ha aumentado considerablemente en las últimas décadas.

Asimismo, el ascenso del nivel del mar originará un desplazamiento de las playas hacia el interior y se perderá hasta un 20% de los humedales costeros, así como muchos hábitats de especies que se reproducen en áreas costeras bajas.

Por otro lado, muchos ecosistemas acuáticos del Mediterráneo desaparecerán y otros verán reducidos su tamaño; en cambio, es probable que la producción del Atlántico Norte aumente. Los glaciares de montaña desparecerán y la superficie Ártica se reducirá. En cuanto a la biodiversidad, el área de distribución de las especies vegetales aumentará en el Norte de Europa y disminuirá en el Sur, donde uno de los peligros más importantes para la flora proviene de los incendios. España, por ejemplo, es uno de los países más castigados por el fuego desde hace décadas. Entre 1990 y 1999 se produjeron 181.051 incendios, que calcinaron 652.498 hectáreas de superficie arbolada y otras 946.916 de superficie no arbolada.

Las restricciones de dispersión causadas por la presión antropogénica puede hacer que, a finales de este siglo, un alto porcentaje de las especies vegetales se vean en situación de vulnerabilidad, en peligro o abocada a la extinción. En un estudio del 10% de la flora Europea (1350 especies) se determinó que hasta el 50% podría entrar en alguna de las categorías anteriores.

La biodiversidad de los ecosistemas acuáticos continentales aumentará en el Norte de Europa y disminuirá en el Sur. La altas temperaturas podrán producir mortalidades infectivas a gran escala en los delfines del Mediterráneo. También tendrán dificultades para sobrevivir la mayoría de las especies de vertebrados del área Mediterránea, y la mayor parte de los anfíbios y reptiles, más del 95%, experimentará reducciones en sus áreas de distribución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>