Max Frisch (2)

La literatura puede ser una buena terapia personal, una especie de psicoanálisis por el que no se paga al psicoanalista.