James R. Lowell

En general, los que no tienen nada que decir se las arreglan para emplear mucho tiempo haciéndolo.