Cicerón (33)

No hay nada hecho por la mano del hombre que tarde o temprano el tiempo no destruya.