Publio Siro

Muchas personas cuidan de su reputación y no cuidan de su conciencia.