Restaurante L’Oliva – Raval

El Restaurante L’Oliva es una buena opción para comer bien, mucho y barato si estás paseando por la zona de las Ramblas o Plaza Cataluña de Barcelona.

Hemos comido en él varias veces, tienen un menú por 12 € que incluye primero, segundo, bebida y postre o café. Y la variedad de platos a elegir, tanto de primero como de segundo, es tal que aunque vayas a menudo puedes no repetir en semanas. La carta es una página entera con los primeros y otra con los segundos.

El tipo de cocina es mediterránea, con variedad de ensaladas, pastas, carnes y pescados, con platos como la torrada de escalibada con anchoas, la ensalada de queso de cabra, los canelones, los chipirones con habitas, carpaccios de salmón y ternera … los postres son algo menos elaborados (flan, yogur, helado) pero se pueden sustituir por el café

Desde luego es un buen sitio donde no llevarse sorpresas en el momento de pagar ni quedarse con hambre, las raciones son generosas.

En cuanto al local, está formado por la planta baja y un altillo. Para llegar a ambos comedores es necesario subir o bajar escaleras y los servicios están en el piso de arriba (nada accesible).

El personal es atento, aunque un poco «pesado». Si no hay mucha gente, no dejan de pasar a ver si ya has acabado el plato para llevárselo, lo cual estresa un poco (parece que te metan prisa aunque no te lo digan directamente).

Un consejo: ir pronto. La relación calidad / cantidad/ precio, la zona donde está ubicado y el hecho de que no es un sitio muy grande hacen que se llene enseguida y en horas punta está hasta la bandera.

Datos útiles:

  • c/ Jovellanos, 2
  • Tel: 933170231
  • Horario: L-S de 13:00 a 16:30 y de 19:30 a 23:00

3 respuestas a «Restaurante L’Oliva – Raval»

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. un buen recomendado lo tendre en cuenta en mi proximo paso por Barcelona, no es que busque mucho la economia pero la descripcion de sus platos realmente me llamo la atención.

  3. En el 2006 estuvimos una semana de turismo en Barcelona, y dimos con este restaurante por casualidad, y nos gustó tanto que repetimos en dos ocasiones más, y de hecho lo hemos recomendado a amistades y familiares que han visitado la ciudad. Hace un par de semanas estuvimos de paso en Barcelona durante dos días y nos acordamos que se comía tan bien y tenían un servicio excelente, que decidimos buscarlo durante más de una hora, ya que recordábamos que estaba muy cerca de la Rambla pero no sabíamos a la altura de la misma en la que se encontraba. Después de patear y patear, preguntar y preguntar por fin dimos con él, pero que sorpresa más desagradable nos llevamos, este restaurante dispone de dos pequeños comedores, el bajo estaba lleno, y el que estaba en lo alto lo tenían cerrado por no tener camareros para atenderlo. Le preguntamos la disponibilidad de alguna mesa, y un inmigrante con muy mala ostia nos dijo que en 10 minutos, pero no nos invitó a que esperáramos en la barra, tomándonos algo, sino que nos diéramos «una vueltita por ahí» a lo que le contestamos que vale que en diez minutos volveríamos, y nos contesta que “como digo 10 pueden ser 40” pero además volviéndose más desagradable aún, con la clara intensión de que no volviéramos, ya eran casi las tres de la tarde decidimos buscar otro sitio para comer. Quiero con esta queja hacer llegar al propietario de este negocio que en tiempos de crisis no se puede permitir que se pierdan clientes, primero por tener un comedor cerrado, y segundo por tener personal incompetente, que por no querer trabajar estén desviando clientes o posibles clientes a otros restaurantes. No volveré a comer ni a recomendar este restaurante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *