Restaurante El Racó del Montblanc

La otra noche descubrimos un restaurante en pleno centro de Barcelona que merece una especial mención. Se trata del Restaurante «El Racó del Montblanc» ubicado en plena Via Laietana, dentro del Hotel HCC Montblanc.

Digo que merece una especial mención por varios motivos:

  • ambiente: muy tranquilo con música de piano en vivo, poca gente, ideal para cenas de pareja
  • servicio: amable y atento sin llegar a molestar
  • parking: el del hotel, gratuito
  • comida: excelente
  • precio: menú de 21 € por persona, incluido bebida, postre y café

Es muy difícil, en Barcelona, cenar por 21 € todo incluido con la calidad que nos ofrecieron tanto en el servicio como en la comida en sí y la tranquilidad de saber que el coche te está esperando bajo techo un par de pisos por debajo, sin dar 15 vueltas antes de aparcar o pagar un parking alejado del restaurante.

Por otra parte en esa zona de Barcelona los restaurantes son muy ruidosos (por la cantidad de gente), siempre hay que hacer colas de pié, no suelen tener menús por la noche con precio cerrado y es difícil aparcar.

Así que haciendo reserva, nada más entrar nos estaban esperando con una copa de cava en la mano y también nos pusieron un aperitivo.

En definitiva, por muy poco dinero disfrutamos de una cena-velada de lo más agradable, tranquilos, comiendo bien y perfectamente atendidos.

Recomiendo a todos probar el lugar y luego opinad vosotros mismos. La dirección es:

Hotel Montblanc
Via Laietana 61
08003 Barcelona
93 343 55 55

3 respuestas a «Restaurante El Racó del Montblanc»

  1. Este restaurante es un clasico de los recomendados de Atrapalo. Yo estuve una vez hace tres años, por recomendacion de la PM de restaurantes de Atrapalo, y me decepciono un poco.
    Es cierto que se come bastante bien para lo que vale, pero el ambiente, al menos cuando yo estuve, no acompaña nada. Quizas tuve mala suerte, o me fijo en detalles que la mayoria de usuarios de Atrapalo no se fijaron, pero a mi me molesto bastante que se pusieran a preparar las mesas para los desayunos del dia siguiente mientras cenabamos. Ademas, presenciamos una bronca entre dos camareros que nos dejo bastante mal rollo. Por otra parte, como casi no habia gente, el pianista decidio que no valia la pena tocar y se largo cuando nos acababamos de sentar. Todo circunstancial… tengo que darle otra oportunidad a este sitio…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *