Chikilicuatre y el Efecto Eurovisión

Pasada ya la euforía pre Eurovisión y en vista del «otra vez» pésimo resultado obtenido por España y nuestro absurdo representante, el ficticio Chikilicuatre, quizás sea el momento de reflexionar un poco sobre el fenómeno.

Más allá de la inteligencia de la factoría «El Terrat» en cuanto a saber colocar su producto en boca de todos y lograr vender una payasada (y que conste que en esta frase no intenta haber ofensa hacia ellos sino más bien admiración puesto que considero que Buenafuente y su equipo son unos genios del marketing) ¿alguien se creyó realmente que el Chiki-chiki tenía oportunidades de ganar?

Más allá de la anticanción que presentamos, más allá de la broma fácil que prepararon (incluida la caída ficticia durante la actuación) ¿pensábamos que a Europa le iba a gustar tanto como para olvidar sus compromisos diplomáticos y políticos?

Sí, ya se, en otras ediciones han ganado grupos como Lordi o Dana Internacional, con la controversia que produjeron en su momento, pero… ¿hubieran ganado de haber sido grupos españoles?

Yendo al fondo de la cuestión ¿tiene España oportunidades para ganar Eurovisión en los próximos años? Solo tenemos 3 países limítrofes: Andorra, Portugal y Francia; y el último dudo que nos de muchos puntos. Para el resto de Europa y con actuaciones como la de ayer (o las kepchup y similares) demostramos lo que encuentran cuando vienen de visita o vacaciones: sol, diversión y alcohol… ¿es eso suficiente para que nos voten? Creo que es difícil.

Al menos deberíamos intentarlo con cantantes de verdad, sin payasadas, con una buena puesta en escena y una coreografía real ¿es que no hay profesionales en España capaces de pensar en un espectáculo digno y presentable? O al menos que represente a la mayoría de españoles porque, con todo el cariño, un argentino cantando reggeaton no me parece representativo de España.

2 respuestas a «Chikilicuatre y el Efecto Eurovisión»

  1. Yo no creo que nadie en su sano juicio pensara en ningún momento que Chikilicuatre tuviera ninguna posibilidad de ganar este festival.

    De hecho pienso, que más bien es consecuencia de que España no tiene ni tendrá posibilida alguna de ganar este festival envíe lo que envíe lo que motivó una elección como la de este año, que era una de las pocas maneras de implicar al público en un evento que no podemos ganar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *