100 cosas que todo diseñador debe saber (4.1 de 10)

Entrada 4 de 7 de la colección Top 100 Trucos Diseño. Consulta el índice al final de la entrada

Cuarta parte del resumen del libro sobre psicología del diseño: 100 things every designer needs to know about people de Susan M. Weinschenk.

En ella resumo los 6 de los 13 puntos que la autora dedica a explicar cómo pensamos los humanos (en una entrada posterior estarán los otros 7).

Con 23 mil millones de neuronas ¿qué pasa dentro del cerebro? Entender como pensamos los humanos es crucial si estamos diseñando. Igual que tenemos ilusiones ópticas, tenemos ilusiones del pensamiento. 13 puntos interesantes a contemplar.

BLOQUE 4: ¿Cómo piensa la gente?

#027 Procesamos mejor la información en bloques pequeños

El cerebro solo es capaz de procesar una pequeña cantidad de información en cada instante. Es un hecho. Un error habitual de los diseñadores es proporcionar demasiada información a la vez.

Apliquemos el concepto de desglose progresivo ofreciendo la información sólo en el momento en que ésta es necesaria.

Por ejemplo: en vez de poner una descripción completa de todos los servicios ofrecidos, usemos una imagen o un enlace que la sintetice, si un usuario se siente interesado por él y clica, mostremos un párrafo introductorio de la misma con un segundo enlace “Leer más” por último si el interés del usuario sigue, llevémosle a una descripción completa del servicio…

Dando la información con cuentagotas evitamos abrumar a nuestros usuarios que, si están interesados, podrán llegar a ver toda la información bajo su petición/acción.

En realidad, el número de clicks no es importante (contrariamente a lo que indica la regla establecida). Los usuarios estamos más que dispuestos a hacer clicks si encontramos un beneficio en ello, de hecho ni nos damos cuenta del número de clicks que hacemos.

Notas:

  • muestra a la gente lo que necesita cuando lo necesita
  • si tienes que elegir entre hacer que el usuario “piense” o “clique”, haz que clique más y piense menos

#028 Algunos procesos mentales son más desafiantes que otros

Si estas pagando facturas en tu banco online, estarás pensando en las facturas a pagar, viendo el saldo de tu cuenta, decidiento qué pagar con tus tarjetas y clicando los botones o enlaces correspondientes para que tus pagos se procesen. Son básicamente 3 actividades: cosas a pensar y recordar (cognitiva), cosas que ver en pantalla (visual), cosas que presionas o mueves (motora).

Utilizando terminología de factores humanos, esto se llaman cargas y existen básicamente tres tipos de demandas o cargas que se pueden realizar en una persona:
cognitiva (incluyendo la memoria), visual y motora.

Cada tipo de carga requiere diferentes cantidades de recursos mentales. Por orden, es más costoso pensar algo o recordar algo que buscar o mirar en una pantallas, y es más costoso mirar una pantalla que apretar un botón o un enlace.

Cuando diseñamos, tomamos decisiones continuamente que consumirán recursos mentales en nuestros usuarios y estos agradecerán que sobrecarguemos sus recursos lo menos posible. Es mejor añadir unos cuantos clicks que hacer pensar a nuestros usuarios: la tarea a realizar les parecerá más sencilla.

Sin embargo, a veces conviene incrementar la carga. Por ejemplo: ara llamar la atención sobre un punto en concreto.

Notas:

  • evalua las cargas de un producto existente para intentar reducir algún tipo de cargas y facilitar el uso
  • recuerda que  pensar o recordar (carga cognitiva) requiere más recursos mentales
  • compensa reduciendo cargas cognitivas mediante el aumento de
    cargas visuales o del motoras

#029 La mente divaga el 30% del tiempo

¿Te sucede de vez en cuando leer y releer la misma frase de un libro o un informe? Tu mente divaga. No es lo mismo que soñar despierto, cuando imaginamos fantasías o creamos historias. Divagar es estar haciendo una tarea y ponerse a pensar en otra cosa diferente.

Es un fenómeno habitual y sucede más a menudo de lo que creemos, hasta un 70% del tiempo en momentos como conducir por una carretera durante un periodo largo.

Sin embargo, divagar puede ser positivo, es lo más parecido a ser multitarea. Mientras conduces, además de prestar atención al tráfico y la carretera, estás pensando en dónde parar a comer o poner gasolina o sobre la charla que tuviste ayer con… quien sea.

Pero también puede ser negativo. No somos conscientes de estar divagando por lo que podemos perder información importante sobre la tarea principal que deberíamos estar haciendo y eso provoca que seamos menos productivos.

Divagar aumenta la creatividad y la capacidad de resolución de problemas, ya que aunque estemos desempeñando una tarea, inconscientemente procesamos otras informaciones y establecemos conexiones.

Notas:

  • Nos focalizamos en tareas sólo durante cierto tiempo. Asumamos que nuestras mentes divagan a menudo
  • Utilizar hiperlinks ofrece la posibilidad de cambiar de tema a menudo. Nos gusta nevagar por la web porque permite esta forma de divagación
  • Asegúrate de crear enlaces o estructuras que permitan a los usuarios saber dónde están, así será más fácil que vuelvan a la posición original o a la siguiente

#030 Negación de la disonancia cognitiva

¿Eres usuario fiel de iOs y alguien te ha intentado hacer ver lo bueno que es Android? ¿al revés?

La disonancia cognitiva es un efecto mental que sucede cuando tenemos una idea muy arraigada en nuestro interior y aparece una nueva que nos hace dudar de la nuestra creándonos la desagradable o incómoda sensación de que ambas se contradicen entre sí.

En esos momentos hay dos opciones: negar la idea nueva (no querer ni oir hablar de ella) o cambiar nuestra creencia inicial (difícil, ¿no?).

Hay un efecto asociado que consiste en que cuanto menos argumentos  tenemos sobre la bondad de una idea que nos gusta, más duramente la defendemos.

Notas:

  • no pases mucho tiempo tratando de cambiar las creencias arraigadas de alguien
  • la mejor manera de empezar a cambiar una creencia es conseguir que la persona esté de acuerdo en algún punto, aunque este sea muy pequeño
  • las pruebas de que una creencia arraigada no es lógica pueden ser contraproducentes y hacer que la persona se encierre en ella más profundamente

#031 Las personas creamos modelos mentales

Si nunca has visto un eReader y yo te muestro uno y te explico que con él puedes leer libros, tu te harás una idea de como debe ser leer un libro en el eReader, para qué otras cosas servirá, como se pasarán las hojas, como se verán las páginas … aún antes de encenderlo. Tendrás un modelo mental del eReader aún antes de usarlo.

Este modelo mental depende de muchos factores como nuestras experiencias anteriores, lo que hayamos oído o leído sobre el aparato, lo que conozcamos sobre aparatos similares … Además, una vez que comencemos a utilizarlo, nuestro modelo mental sobre el eReader comenzará a cambiar gracias a los nuevos datos, sensaciones y funciones que descubramos en él.

Pero ¿qué es un modelo mental? Un modelo mental representa el proceso de pensamiento de una persona para explicarse cómo funciona algo. Se basan en hechos incompletos, pasadas experiencias y percepciones intuitivas. Ayudan a formar acciones y comportamientos, influencian a aquello a lo que prestamos atención en situaciones complicadas  y definen como encaramos y resolvemos los problemas.

En el campo del diseño, un modelo mental se refiere a la representación de algo que una persona tiene en mente. Como personas creamos modelos mentales rápidamente y éstos pueden cambiar. Nos basamos en nuestros modelos mentales para predecir lo que un sistema, software o producto va a hacer, o debería hacer.

Notas:

  • Siempre tenemos un modelo mental
  • Los modelos mentales provienen de experiencias pasadas
  • Todo no tenemos el mismo modelo mental
  • Un motivo importante para relaizar investigación de usuarios y clientes es comprender los modelos mentales de nuestras audiencias

#032 Las personas interactuamos con modelos conceptuales

Un modelo mental es la representación que una persona tiene en su mente sobre el objeto con el que está interactuando. Un modelo conceptual es el modelo real que se da a la persona a través del diseño y la interfaz del producto real.

Volviendo al ejemplo del eReader, tenemos un modelo mental de lo que será leer un libro en él, cómo va a funcionar, y lo que podemos hacer con él. Cuando lo utilizamos nos muestra lo que es en realidad su modelo conceptual. Hay pantallas y botones y suceden cosas. La interfaz real es el modelo conceptual.

¿Por qué preocuparse de modelos mentales y conceptuales? Por que si hay una discrepancia grande entre el modelo mental de la persona y el modelo conceptual del producto, éste último será complicado de aprender o simplemente rechazado.

Podemos suponer, pero no podemos asegurar que conocemos a quien usará nuestra web, ni su nivel de experiencia y no debemos diseñar en base a suposiciones, nos equivocaremos muchas veces. Debemos conocer a nuestro usuario y diseñar para él. Por otra parte, la audiencia de un sitio web es muy variada, podemos acertar con los modelos mentales de unos tipos de usuarios pero errar para los otros.

Podemos lograr cambiar un modelo mental a través del aprendizaje, un vídeo corto de explicación puede ser una buena manera de “entrenar” sobre un nuevo producto antes de que éste llegue al usuario y que el modelo conceptual encaje mejor con el modelo mental de este.

Utilizar técnicas de User-centerd Design (UCD) ayudará enormemente a: (primero) conocer el modelo mental de nuestra audiencia y, (segundo) diseñar un modelo conceptual que se ajuste a ellos.

Notas:

  • Diseñar el modelo conceptual a propósito. No permitir que surja de la
    tecnología
  • El secreto para diseñar una mejor experiencia de usuario es asegurarse de que el modelo conceptual de los productos o webs encaja en la mayor medida posible con el modelos mental de la audiencia
  • Si sabes que no va a coincidir, tendrás que impartir formación para crear o modificar los modelos mentales ya existentes en tus futuros usuarios

NOTA: Por no alargar aún más esta entrada, voy a dejar los otros 7 puntos sobre “¿Cómo piensa la gente? para una entrada posterior. ¡No te la pierdas!

———

En unos días publicaré la segunda parte del resumen del cuarto bloque del libro sobre Cómo piensa la gente.

Suscríbete para no perdértelo.

Si te interesa el libro, puedes encontrarlo en Amazon:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>